martes, 31 de marzo de 2015

Capitulo 2- Parte 2



-No hija, ni se te ocurra volver a casa, no has oído las alarmas, está habiendo un atentado, con bombas contra la sede del gobierno, quédate donde estas y ni se te ocurra volver a casa hasta que te vuelva a llamar, entendido?-  No me lo podía creer, estaba tan concentrada que no había oído las sirenas. Ahora que hacia si salía a la calle corría peligro, pero no sé si la madre de Logan después de todo lo que le han hecho a su hijo los mutantes y demás criaturas de esta ciudad, dejaría quedarse a una en su casa.

-¿Qué pasa?- Pregunto Logan, que estaba detrás mío, con una mano en el hombro.

-Han sonado las alarmas, está habiendo un atentado, contra la sede del gobierno, otra vez.- Resultaba decir raro decir otra vez, pero es la verdad. Desde que los humanos se establecieron ha habido atentados todas las semanas, la mayoría de los que los provocaban estaban metidos en la estructura de fuera de la ciudad. Preselband es la ciudad principal, nada se escapa sin que el consejo que estaba ubicado aquí, no supiera nada. Hace años, no estaba aquí, si no en Veninton, que estaba lo bastante lejos para que los atentados no se notaran lo más mínimo. En nuestro continente siempre ha habido problemas, los mutantes sobre todo, al tener poderes, solemos creernos, no todos, más poderosos que los demás. Así que por poco que pase, siempre es importante si es por parte de un mutante porque depende del poder que tenga puede arrasar completamente una población por un berrinche. Yo misma podría hacerlo.

-Y que vas a hacer, no puedes irte- Su cara expresaba preocupación.

-Bueno mi madre me ha dicho que me quede donde estoy, pero no se si tu madre, después de todo lo que te han hecho los mutantes y demás dejara que me quede.-El enarco una ceja

-Venga ya, eres la primera persona en esta estúpida ciudad que no me ha despreciado y humillado y a demás has confiado en mí. Mi madre no pondrá ninguna pega, ya verás- Su mano se poso en mi hombro y me llevo hasta abajo en silencio.

-¡Mama¡- Grito Logan, a pleno pulmón.

-Que quieres hijo, estoy en la concina.-

Cuando llegamos debajo de las escaleras, seguimos el pasillo hacia adelante y nos encontramos con la cocina y comedor, ya que eran la misma sala. Su madre estaba sentada en el sofá frente a la televisión, estaba viendo las noticias en las cuales estaban diciendo el protocolo de actuación contra los atentados. Todos dentro de casa, que nadie salga a la calle, apagar luces y demás portales electrónicos, etc…

-¿Todavía está la chica aquí? Pensaba que se había ido hace rato.-Su madre realmente estaba sorprendida, se levanto de sofá y se fue acercando a nosotros poniéndose las manos en la cintura.-Lo siento mucho, pero deberás quedarte aquí hasta que digan que ya ha pasado todo.-Dijo su madre sin ganas de que la contradijeran.

-Vale- Logan solo se atrevió a decir  eso.

-Cuando puedas saca un colchón del ático y mételo en tu cuarto, dormiréis los dos en tu habitación, tomáoslo como una fiesta de pijamas, pero como oiga algo raro, no me lo pensare dos veces antes de entrar.-Al momento me sonroje, no sabía cómo tomarme aquella, pero por la reacción de Logan él se había quedado igual que yo.

-Vaaa…vaalee mama- Al momento se giro y fue directo hacia las escaleras, pero al ver que no le seguía me hizo un gesto con la mano, para que fuera con él. Mientras le seguía hacia el ático, pienso en todo lo que ha pasado hoy y en la remota posibilidad de que esto me pasara. No quiero saber lo preocupada que estará mi madre, y lo que mi abuela se estará riendo por dentro de mí. Yo se que él es bueno y su familia igual, pero nadie me quita la inseguridad de años, hablando mal de ellos. Siendo sincera una parte de mi se alegra de que hoy fuera el día de la semana del atentado, así podía pasar más tiempo con Logan.

Cuando alce la vista el estaba tirando de un cordel colgado del techo. Automáticamente se abrieron unas escaleras hacia el piso de arriba, mi abuela tenía también una así, pero en mi casa  no había. El subió por la escalera, yo iba detrás, pero no puede evitar mirarle cuando subía las escaleras. Le estaba mirando el culo, pero es que lo tiene tan bonico, no es aquel culo que lo miras y es flácido,  esta fornido y bien definido, a mas es bonito. Solo de pensarlo me puse roja. Menos mal que él está arriba y no puede ver cómo le miro. Enseguida le seguí, y entramos en una pequeña habitación con poca iluminación, llena de polvo. Allí donde estaba Logan había un viejo colchón. La verdad es que prefería irme y arriesgar mi vida antes que dormir ahí. Lo bajamos a trompicones ya que soy muy torpe y siempre se me escurría de las manos, el se reía y me llamaba manos mantequilla. Cuando llegamos a su habitación después de dejar el colchón, su madre estaba justo detrás.

-Logan, pensándolo mejor no vamos a hacer que la pobre chica duerma en ese viejo colchón, pero como es tu invitada podrás dejarle la cama, y tu dormir en el colchón- Su madre se notaba irritada y asustada.

-Vale- Su tono era firme y amigable, pero yo me sentía culpable, si no me hubiese despistado no tendría que quedarme aquí, y su madre no tendría que  soportar a una mutante, de las cuales ha hablado mal de los humanos, como tantos otros.

Todo después de so fue muy rápido, la cena con sus padres, había sido de las cosas mas incomodas que nunca me habían pasado. Aun que hay que decir que su madre tiene muy buena mano para la cocina. Hizo unos espaguetis, con albóndigas estupendos. Ni los que me hacia mi abuela de pequeña se parecían a su gusto y textura. El tema de conversación era bastante raro, aun no más raro de no ver a nadie usando poderes en la casa. Logan había asegurado que sus padres tenían poderes, puede que no me dijera cuales, pero tenían. Y en el rato que llevo en esta casa nadie ha hecho ademan de usarlos. Creo que lo hacen por su hijo, para que no se sienta incomodo o diferente. Yo tampoco los eh usado,  a veces, me resultan tan inútiles, muchas de las cosas que hacemos cotidianamente no es necesario utilizar los poderes, así que los tantos que tengo muchos los tengo para nada. Recogimos los platos de la mesa, y le toco a Logan limpiarla. Me sorprendía que a las familias que más criticábamos resultaran ser las mejores. No había competitividad. Nadie se peleaba para ver que poder era más poderoso, o de que hijo iban a estar más orgullosos. Quien sería el jefe de la manada, etc.

Cuando todo estaba limpio, Logan me hizo una señal con la cabeza para que le siguiera arriba. Sus miradas hacían un recorrido de aire gélido en mis entrañas haciéndome estremecer. Y no solo eso, ese tacto, al tocarme severo pero suave al mismo tiempo. Me hacia desmoronarme. Y lo que más confusa me hacía sentir era, como podía sentir eso por un humano.  Llegamos a su habitación, parecía más pequeña con el colchón en el suelo, me hacía pensar mal que tendría que dormir en un colchón así, cuando el tenia su cama. Ya son casi las 22:00h ( las 13:00h). No tenia ninguna ganas de coger y irme a dormir, ya no recuerdo las veces que dormía de noche e iba a los sitios de día. El calor del sol, la luz brillante, estoy harta de la oscuridad, pero teniendo un amigo vampiro, y no solo eso, mi mejor amigo, es ser un poco egoísta.

-¿Nos vamos a dormir?- Dijo él, mientras se metía a desgana en la cama, construida con un colchón lleno de polvo y suciedad.

-Porque no duermes conmigo, hay sitio de sobra en la cama y la verdad es que tu casa me da un poco de miedo, no me importaría tener compañía.-El abrió mucho los ojos, no sé si es por la propuesta o por el hecho de que alguien necesitara su compañía.

-Bueno…yo…vale- No tardo ni un instante en salir de esa ‘’Cama’’ y venirse a dormir conmigo. Cuando se metió dentro, note calidez y se me relajaron los músculos. Aun que no podía decir lo mismo de él, estaba tenso y tenía el color escarlata de estar sonrojado que tanto me gusta.

-¿Nunca has dormido con nadie? -Después de todo, dentro de nada cumplirá los 17 y es un chico atractivo, así que podría haber por aquí alguna chica similar a mí que pudiese tener interés en el.

-Bueno, sin contar a mi madre, no, nunca.- Me daba pena. Ser humano después de todo no significa ser malo. Creo que esta sociedad esta construida sobre unos ladrillos de incredulidad e ignorancia. Ser alguien en la vida no tendría que depender de cómo hayas nacido sino de en quien te has convertido.- Creo que eres la chica de mis primeras veces- Sonaba mal pero no quería interrumpirle antes de que acabara.-O sea, mi primera amiga, con la primera que hago un trabajo y que se haya presentado voluntaria, la primera en venir a mi casa, la primera en dormir conmigo…- Fue bajando la voz cuando fue acabando la frase. Sonreí, pero no era de esas sonrisas forzadas, si no de verdad. Nunca había conocido a nadie, ni incluso Jony que me dijera esas cosas. Jony nunca me había considerado algo especial para él, si no algo suyo, en cambio Logan sí.
De repente algo callo haciendo un gran estruendo cerca de donde estaba la casa de Logan. Una bomba. Ya casi me había olvidado de porque estaba aquí.

Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario